Escarlatina

La escarlatina es causada por una infección estreptocócica del grupo A. Si su hijo tiene dolor de garganta y sarpullido, el médico le puede hacer una prueba para detectar si es una infección estreptocócica. El tratamiento rápido con antibióticos puede proteger a su hijo de posibles problemas de salud a largo plazo.

La escarlatina —o fiebre escarlata— es una infección bacteriana causada por estreptococos (Streptococcus) del grupo A.

Generalmente se trata de una enfermedad leve, pero las personas que presentan escarlatina necesitan tratamiento para prevenir problemas de salud. Los médicos tratan la escarlatina con antibióticos para eliminar los síntomas más rápido y reducir el contagio a otras personas.

Aunque cualquiera puede contraer la escarlatina, por lo general afecta a niños de entre 5 y 15 años. El síntoma clásico de esta enfermedad es un tipo de sarpullido rojo de textura áspera como la del papel de lija.

Un pediatra explica la causa y el tratamiento de la escarlatina y cómo prevenirla. Escúchelo o descárguelo [5:09 minutos]*

Síntomas comunes de la escarlatina

  • Garganta muy enrojecida y adolorida
  • Fiebre (38 °C o más)
  • Sarpullido rojo con textura de papel de lija
  • Piel de color rojo intenso en los pliegues de las axilas, los codos y la ingle
  • Un revestimiento blancuzco en la lengua
  • Lengua «aframbuesada» (roja y con pequeños bultos)
  • Dolores de cabeza o musculares
  • Náuseas, vómitos, dolor abdominal
  • Inflamación de los ganglios

Las bacterias estreptocócicas del grupo A pueden vivir en la nariz y la garganta de las personas. Estas bacterias se propagan mediante el contacto con gotitas provenientes de la tos o los estornudos de una persona infectada. Si usted se toca la boca, la nariz o los ojos después de haber tocado algo que tenga esas gotitas, se podría enfermar. Si bebe del mismo vaso o come del mismo plato que una persona infectada, también se podría enfermar. Además, se puede contraer la escarlatina por el contacto con las lesiones de las infecciones estreptocócicas del grupo A en la piel.

Por lo general, la enfermedad comienza con fiebre y dolor de garganta. También se puede presentar con escalofríos, vómitos y dolores abdominales. La lengua puede estar cubierta con una capa blancuzca y verse hinchada. Es posible que también tenga una apariencia «aframbuesada» (roja y con pequeños bultos). La garganta y las amígdalas pueden estar muy enrojecidas, adoloridas y puede ser doloroso tragar.

Uno o dos días después de que comienza la enfermedad, aparece el típico sarpullido rojo (aunque puede presentarse antes que la enfermedad y hasta 7 días después)

Cierto tipo de bacteria estreptocócica produce una toxina que ocasiona el sarpullido “escarlata” que le da nombre a la enfermedad. El sarpullido puede aparecer primero en el cuello, las axilas y la ingle (el área entre el abdomen y los muslos) y luego extenderse al resto del cuerpo. Por lo general, el sarpullido empieza como parches rojos planos y pequeños que poco a poco se convierten en bultos diminutos ásperos como el papel de lija.

El sarpullido por lo general desaparece en unos 7 días. Al hacerlo, se puede descamar la piel de la punta de los dedos de las manos y los pies, y el área de la ingle. Esta descamación puede durar varias semanas.

Para confirmar el diagnóstico, se toma una muestra de la garganta con un hisopo para ver si bacterias estreptocócicas del grupo A están causando la enfermedad. (cultivo). Si la prueba resulta positiva, el médico  recetará antibióticos. Los antibióticos ayudan a que una persona con escarlatina se sienta mejor más rápidamente y evitan que otras personas se enfermen.

Tener presente que diversos virus y bacterias pueden causar dolor de garganta. Consulte al médico.

Problemas de salud a largo plazo causados por la escarlatina (poco frecuentes)

  • Fiebre reumática
  • Enfermedad renal (inflamación de los riñones llamada glomerulonefritis pos estreptocócica)
  • Otitis media (infecciones de oído)
  • Infecciones de la piel
  • Abscesos en la garganta
  • Neumonía

El tratamiento con antibióticos puede prevenir la mayoría de estos problemas.

Cómo prevenir las infecciones

  • La mejor forma de evitar las infecciones es lavarse las manos frecuentemente y evitar compartir los cubiertos, la ropa de cama, las toallas u otros objetos de uso personal. No existe ninguna vacuna para prevenir la escarlatina. Los niños con escarlatina deben quedarse en casa y no ir a la escuela ni a la guardería por lo menos durante 24 horas después de haber comenzado a tomar antibióticos.

Más información

  • Fuente:
    • https://www.cdc.gov/spanish/especialesCDC/Escarlatina/

This function has been disabled for Farmacias Cruz Verde.